SOMOS

Runrún o Run Run es una onomatopeya con diversos significados. Por ejemplo, es un rumor en lengua castellana. Es un ave en Chile, que con seguridad influenció a Violeta Parra para llamar así a uno de sus amores en la canción “Run Run se fue pal norte”. Es también un juguete infantil de antaño hecho con un botón y un hilo que tiene la misma estructura que el “Disco de Newton”, el que permite reconocer los colores primarios de la luz.

La palabra, a pesar de sus múltiples usos, por su carácter onomatopéyico, mantiene siempre un vínculo con el sonido y el lenguaje, y por extensión con la música, la literatura y las otras artes, porque el ave chilena adquiere el nombre por su canto, y el juguete infantil lo hace por el ruido que genera el hilo al enrollarse y desenrollarse mientras gira el botón. Por eso, no es de extrañar que signifique rumor, porque rumor es algo que circula, que hace ruido y se transmite oralmente entre las personas, los hablantes de una misma comunidad. Por ende, está destinado a transformarse en el tiempo como el conocimiento.

Escogimos el nombre Runrún porque nuestro objetivo es fomentar las diversas artes a través de un conjunto de acciones pedagógicas que nos facilite echar a correr estos conocimientos como un rumor, como algo que hace ruido, avanza y se construye colectivamente.